Noticia

Avior Airlines premió ingenio de Juan Andrés

Creativo jovencito recorrió las instalaciones del Hangar Sur en Barcelona, conoció los aviones y disfrutó de cada detalle de las labores de la organización. Confesó que le encanta Avior, y que cuando sea grande le gustaría ser piloto

Avior Airlines fue parte de una historia que evidencia la creatividad y el ingenio de los venezolanos. La directiva de la empresa de aviación al conocer que un niño, Juan Andrés García, de apenas 9 años de edad había fabricado un modelo del Airbus 340-300 de la marca, decidió invitarlo a las instalaciones del Hub en la ciudad de Barcelona.

Acompañado por su padre y su hermana menor, Juan Andrés hizo entrega de su creación a parte del equipo gerencial de Avior Airlines y explicó cómo lo hizo y por qué fabricó el modelo.

“Me encanta Avior, porque tiene aviones grandes y pequeños. Porque son amables y sus pilotos son chéveres”, comentó el ingenioso niño.

Juan Andrés señaló que utilizó cartulina, cinta adhesiva, pega y otros materiales simples para materializar su deseo de crear un Airbus 340-300, al cual le colocó la marca de Avior Airlines.

El jovencito, estudiante de 4to. grado y vecino de Lechería, ante la pregunta de ¿qué prefieres ser, ingeniero aeronáutico o piloto? Respondió sin titubear que desea manejar los aviones.

El ingenioso niño, premiado con un modelo a escala del Airbus 340-300 de Avior, recibió un recorrido personal por las instalaciones de la organización de la mano del Capitán Víctor Ruiz, Vicepresidente de Operaciones Internacionales de la empresa.

El Vicepresidente de Comercialización, Gibson Preziuso, aplaudió la creatividad del pequeño y aseveró: “él representa esa capacidad del venezolano de crear, crecer y convencer; por eso en Avior Airlines nos sentimos orgullosos de Juan Andrés. Y esperamos que pronto sea uno de nuestros pilotos”.

José Sulbarán, presidente de la aerolínea, se refirió al encuentro con el novel creador y aseveró que fue un honor compartir con él y sus familiares. “Es grato saber que en nuestros niños corre esa grandiosa visión e imaginación, cuando observamos estas historias nos percatamos que en ellos deben centrarse nuestros esfuerzos”.

Finalizó al resaltar que la inventiva es la fórmula más adecuada para avanzar cuando “atravesamos un mal tiempo”. “Ese es el ejemplo que nos ofrece Juan Andrés con su habilidad y deseos de lograr sus sueños”.